Mujeres maltratadas

Las agresiones físicas en la pareja no surgen de repente. Mucho antes de los empujones y los golpes, se produce una escalada de comportamientos abusivos e intimidaciones. La peor violencia no es la más visible. Si las mujeres no huyen de ella es porque han caído en una trampa; porque, poco a poco, se encuentran cada vez más sometidas a una situación de dominación. Comprender esa forma de dominio es también desprenderse de ella.
Introducción
La historia de Diana y Esteban
La violencia psicológica
El control
El aislamiento
Los celos patológicos
El acoso
La denigración
Criticar su físico
Las humillaciones
Los actos de intimidación
La indiferencia ante las demandas afectivas
Las amenazas
Las agresiones físicas
La violencia sexual
La presión económica
El acoso por intrusión (stalking)
El homicidio del cónyuge
La violencia cíclica
La violencia perversa
El dominio
Vulnerabilidad social de las mujeres
Vulnerabilidad psicológica de las mujeres
Problemáticas psíquicas complementarias
¿Por qué ellas no se marchan?
Una toma de conciencia difícil
De la dominación a la violencia
El lavado de cerebro
La impotencia aprendida
La instauración del dominio
El síndrome de Estocolmo
Los mecanismos de adaptación a la violencia
La dependencia
La inversión de la culpabilidad
El estrés postraumático
Las mujeres violentas
¿Qué hay de la figura de la arpía o la mujer perversa?
Los hombres violentos
La debilidad de los hombres
La violencia en las parejas de gays y lesbianas
Algunos perfiles de personalidad particulares
Las personalidades narcisistas
Las personalidades antisociales o psicópatas
Los borderline o estados límites
Los perversos narcisistas
Las personalidades obsesivas
Las personalidades paranoicas
Salir del dominio
¿Qué ocurre con los hijos?
La ayuda psicoterapéutica
Detectar la violencia
¿Los hombres violentos deben someterse a tratamiento?
¿Marcharse o quedarse?